¿Te pueden estafar en tu gasolinera?
2920
post-template-default,single,single-post,postid-2920,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

¿Te pueden estafar en tu gasolinera?

Muchas veces nos lo hemos preguntado como consumidores, y siempre ha habido bulos y leyendas alrededor de ello. El año pasado se vendieron en España 40.000 millones de litros de combustible, un volumen de negocio en el que una pequeña desviación, por mínima que ésta fuera, supondría una auténtica fortuna.

Tras el escándalo destapado en 1998 con el grupo Villanueva, el por entonces más grande de España, se pusieron en marcha mecanismos para evitar que este tipo de estafas volvieran a ocurrir; en la actualidad, dos son los mecanismos que tiene la administración para comprobar que las estaciones de servicio no engañan a sus clientes: las verificaciones periódicas por parte de entidades autorizadas y el conocido como “sistema de muestras ciegas”.

Este último consiste en visitas por sorpresa a las gasolineras con inspectores vestidos de incógnito. Los vehículos que conducen llevan entradas de combustible camufladas que van a un sistema de medición, el cual verifica que las cantidades pagadas son exactamente las que se han recibido.

En las verificaciones periódicas, la cantidad de combustible suministrado se comprueba en tres situaciones diferentes, empleando una serie de vasijas calibradas: La primera prueba es la cantidad mínima para la que está homologado el surtidor –normalmente 2 o 5 litros-, con una tolerancia es de +- 1% en volumen.

Después, se prueba el surtidor al máximo caudal que ofrece durante un minuto, y a ‘caudal reducido’, entendiendo por esto un caudal inferior a la mitad del caudal máximo del equipo. En ambas pruebas, la tolerancia es del +-0,5% en volumen.

Con estas pruebas, la entidad de homologación coloca una pegatina en el surtidor, que registra 

  • El nombre de la entidad de verificación que ha realizado la última inspección
  • La fecha en la que se realizó la última verificación
  • El número de serie de la etiqueta en cuestión
  • Cuándo debe realizarse la siguiente inspección -normalmente, un año después de la anterior, aunque podría ser menos si el surtidor ha sido reparado.

No obstante, aún así podemos no estar contentos, así que, como usuarios, siempre tenemos el “comodín de la probeta”:  Por ley, todas las EESS están obligadas a disponer de un matraz de 10 litros, calibrado y dotado de escala en la que realizar una medida, a disposición de cualquier cliente que sospeche de alguna irregularidad. El cuello está marcado con una escala con el nivel de los 10 litros y el error en tanto por ciento. Tras verter 10 litros medidos por el surtidor, el nivel en el matraz debe quedar entre las marcas de -0,5% y +0,5%

En Gacosur presumimos de dar la máxima calidad con un servicio inmejorable.  Si tiene la más mínima desconfianza, no lo dude:  Comuníqueselo a nuestro personal, y estarán encantados de hacerle la prueba. 

#energíadeandalucia #gasolinera #Gacosur 

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.