Qué hacer y qué no si me encuentro un incendio conduciendo
3587
post-template-default,single,single-post,postid-3587,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Qué hacer y qué no si me encuentro un incendio conduciendo

Tras la ola de incendios registrados en los últimos días y la previsión meteorológica (con subida de temperaturas y vientos en gran parte del país) que estima un aumento del riesgo, saber cómo reaccionar correctamente si el fuego se origina o nos lo encontramos cerca de las carreteras es una de las claves para afrontar este tipo de situaciones.

De hecho, cada año se producen en España una media de 6.759 incendios, de los que más del 80% forestales son causados por el hombre y se generan por descuidos o negligencias. Y el nivel de riesgo es mayor cerca de las carreteras, por lo que las probabilidades de que un conductor se vea sorprendido por el fuego o sus efectos mientras conducen son elevadas. Es más, los mayores riesgos se originan por arrojar a la vía cigarrillos mal apagados, cristales que provocan el efecto lupa o basura que se acumula en las cunetas y ayuda a propagar el fuego. Por eso, comportamientos como arrojar un objeto por la ventanilla se considera una infracción grave que se sanciona con una multa económica de 200 euros y la pérdida de cuatro puntos del carné de conducir.

Qué hacer (y qué no) ante un incendio:

– Mantener la calma y analizar la situación.

– No atravesar nunca una zona con llamas o humo muy denso.

– No abandonar el vehículo para huir a pie. Si es posible circular, es más seguro que abandonar el coche. Pese a la creencia popular, el depósito de combustible aguanta mucho más tiempo que el cuerpo humano ante el calor de un incendio. Dentro del coche, las ventanillas deben estar cerradas y el sistema de ventilación desconectado para evitar la entrada de humo que dificulte la respiración en el habitáculo.

– Disminuir la marcha, esperar a que el humo se disipe y buscar un lugar seguro en el que parar y apagar el vehículo. Lo óptimo es hacerlo en una zona en la que ya no exista riesgo de nuevos focos, como en las zonas sin vegetación. También en las que ya han ardido, pero se debe tener cuidado porque la temperatura residual puede ser elevada.

– Cubrir las vías respiratorias con un pañuelo y escapar en dirección contraria al viento (para ello, basta con prestar atención a la dirección del humo) en caso de tener que abandonar el coche: por bloqueo de la vía y proximidad de las llamas, o porque así lo ordenan guardia civil, bomberos o agentes forestales. En caso de contar mantas u otras prendas de lana o algodón, se recomienda cubrir el cuerpo para prevenir lesiones por la propia radiación calorífica del incendio. Por el contrario, se debe evitar cualquier tejido sintético o mochilas de dicho material, porque su facilidad para arder puede provocar quemaduras.

– Obedecer siempre las indicaciones de las fuerzas de seguridad.

Ojalá que no tengas que vivirlo, pero mientras más formado estés, mucho mejor.

GACOSUR, La energía de Andalucía.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.