Los 10 motivos más extraños por los que te pueden poner una multa
3558
post-template-default,single,single-post,postid-3558,single-format-standard,bridge-core-1.0.7,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-18.2.1,qode-theme-bridge,qode_header_in_grid,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-6.0.5,vc_responsive

Los 10 motivos más extraños por los que te pueden poner una multa

Aunque pongas mucha atención al volante, si llevas algún tiempo conduciendo, es difícil que nunca hayas recibido una multa. Puede que hayas estacionado en un lugar prohibido, que olvidases activar un intermitente, que las prisas te hiciesen circular más deprisa de lo permitido, o sin el cinturón de seguridad debidamente abrochado. Pero lo cierto es que existen muchos más motivos por los que pueden multarte en las carreteras españolas, algunos verdaderamente extraños.

Más de una vez habrás topado con el clásico conductor apurado, ese que circula por el carril izquierdo como si lo hubiesen construido exclusivamente para él. Pues bien, según los artículos 28 y 31 del Reglamento General de Circulación, este comportamiento puede conllevar una sanción de 200 euros si el carril derecho está vacío. La misma cantidad puedes pagar por llevar un cartel en la luna trasera anunciando que vendes tu vehículo: además de dificultar tu visión, estarás usando la vía pública como punto de venta. Dos infracciones en un solo gesto.

También podrías recibir una multa de 200 euros por conducir sin camiseta, descalzo o con calzado inapropiado. Elige cuidadosamente, porque según la interpretación de la normativa que haga el agente de turno en esta última categoría pueden entrar desde unas chanclas a unos bonitos zapatos de tacón. Ya que hablamos de moda, conviene recordar que aprovechar la pausa en un semáforo para maquillarse o afeitarse también es susceptible de sanción. El artículo 17 del Reglamento señala que “el conductor debe estar en todo momento en condiciones de controlar completamente su vehículo”.

Por otra parte, conviene que te lo pienses dos veces antes de sacar la mano por la ventanilla. No importa si quieres disfrutar de la brisa, como en el famoso anuncio de televisión; o si quieres hacerle una ‘peineta’ a otro conductor tras un desacuerdo puntual. Ambas acciones pueden acarrear multa de hasta 100 euros. De hecho, aunque tus manos estén en el interior del coche, mejor mantenerlas en el volante: existen casos de conductores castigados por morderse las uñas… y hasta por tocarse una oreja mientras conducían.

Tampoco deberías utilizar el teléfono móvil ni escuchar música con la radio del coche cuando te detengas a repostar: si por casualidad en el surtidor de al lado se detiene un agente, quizá te imponga una sanción de 91 euros. Y por supuesto, los problemas y los placeres de alcoba es mejor aplazarlos hasta alcanzar nuestro destino. Se conocen multas de 80 euros por discutir con el acompañante, de la misma cantidad por dar un beso en la mejilla al conductor y, por increíble que parezca, de hasta 150 euros por practicar sexo al volante.

GACOSUR, La energía de Andalucía.

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.