Gacosur | Hidrocarburos y Energía | Cómo ahorrar con una calefacción con caldera de gasoil
2298
post-template-default,single,single-post,postid-2298,single-format-standard,qode-listing-1.0.1,qode-social-login-1.0,qode-news-1.0,qode-quick-links-1.0,qode-restaurant-1.0,ajax_fade,page_not_loaded,,qode-title-hidden,qode_grid_1300,footer_responsive_adv,qode-theme-ver-13.1.2,qode-theme-bridge,bridge,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.5,vc_responsive

Cómo ahorrar con una calefacción con caldera de gasoil

La caldera de gasoil es un sistema para calentar la vivienda. Si ya tienes en casa este tipo de caldera, te ofrecemos a continuación 6 consejos para que sepas cómo ahorrar con una calefacción con caldera de gasoil.

1. Puesta a punto del quemador

Procura revisar el quemador con regularidad para asegurarte de que la combustión es correcta y que el rendimiento de la caldera es óptimo.

2. Regula la temperatura del termostato interno de la caldera
Esta temperatura tiene la finalidad de dar la orden de arranque y paro a la caldera para mantener la temperatura deseada. Con ello conseguirás que, al abrir un grifo o arrancar la calefacción, la caldera ya esté caliente y el tiempo de respuesta sea inmediato. Una buena manera de ahorrar es bajando la temperatura de mantenimiento de la caldera hasta 60º (pero nunca inferior, para evitar dañar los elementos internos de la caldera). Con la temperatura más baja la caldera arranca menos veces y está más tiempo funcionando, con lo que el consumo general mejora y se alarga su tiempo de vida.

3. Revisa qué tipo de caldera de gasoil tienes

Según el tipo de caldera, podrás tomar medidas de ahorro diferentes.

4. Escoge bien el termostato de ambiente

Todas las calderas lo necesitan y es el encargado de arrancar la bomba de la calefacción y de llevar el agua caliente a los radiadores o al suelo radiante. Por eso el termostato tiene mucho que ver con el consumo. En términos generales hay dos categorías de termostatos:

a) Termostato de ambiente no programable:

Con rueda o digital, se sube o se baja la temperatura de forma manual y arranca o para la calefacción. No ofrece ninguna posibilidad de ahorro ya que la única forma de controlar la temperatura es estar siempre pendiente y se te puede olvidar bajarla por la noche o cuando sales.

b) Termostato de ambiente programable:

Es digital y permite poder programar el arranque y paro de la calefacción, evitando con ello tener que estar pendiente de la temperatura. El nivel de confort que se consigue en la vivienda es más elevado y ahorrarás al poder tener la calefacción a una temperatura menor cuando no estés en casa.

5. Revisa el número de radiadores

El número de radiadores debe ser adecuado a las dimensiones de cada habitación: normalmente el número de costillas que debe tener un radiador es equivalente a los metros cuadrados de la habitación a calentar. Si en alguna habitación no son suficientes, el radiador no será capaz de calentar la estancia por completo.

6. Instala una llave termostática

Debe ir colocada a la entrada de cada radiador. Gracias a ella podrás cerrar el paso de agua de un radiador cuando la habitación ha alcanzado la temperatura deseada, enviando el agua al siguiente radiador que lo necesita. Así tendrás cada habitación con una temperatura diferente y ahorrarás bajando la temperatura en las habitaciones en las que menos vida haces. Debes tener en cuenta el tipo de instalación de radiador que tienes:

a) Instalación bitubo:

Se caracteriza por llevar el agua caliente del circuito desde el tubo general de la calefacción directamente a cada radiador. Esto permite que el sistema de calefacción sea más rápido en calentar. Podrás identificar si tienes este tipo de instalación observando los radiadores: busca si tienen una llave de entrada y un detector de salida por separado.

b) Instalación monotubo:

Funciona de manera distinta a la anterior, ya que el agua pasa de un radiador a otro y va perdiendo temperatura. Con esta instalación se necesita mucho más tiempo para tener la casa caliente. Es importante que la instalación esté bien dimensionada, de lo contrario será difícil alcanzar la temperatura deseada en la vivienda y se tendrá que subir mucho más el termostato de ambiente.

Ahorro: En ambos sistemas se aconseja instalar llaves termostáticas que permitan regular la temperatura de cada radiador hasta conseguir una distribución de la temperatura correcta en toda la vivienda sin gastar energía de más.

Fuente: TU&CO

No Comments

Sorry, the comment form is closed at this time.